“Pablo Escobar, una historia para no repetir”

SALTILLO, COAH.- El hijo del colombiano y considerado el mayor narcotraficante en la historia del mundo Pablo Escobar, Sebastián Marroquín, visitó el sábado Coahuila para impartir una conferencia a jóvenes estudiantes de universidad, en la que platicó la historia de su padre, sus grandes crímenes y las consecuencias que esto trajo no sólo a la vida del ex líder de Cártel de Medellín, sino a toda su familia y amigos cercanos.

“Pablo Escobar, una historia para no repetir”, el título de la conferencia que otorgó Marroquín a más de un centenar de jóvenes universitarios.

Marroquín busca compartir con la sociedad mexicana todas las experiencias y lecciones de vida que conserva del tiempo junto a su padre, Pablo Escobar, además de presentar su postura real de los hechos, en respuesta a la versión de los medios de comunicación, que para él no reflejan con certeza lo sucedido.

“De ninguna manera he querido hacer una apología, ni tampoco pretendo que se le resten culpas o responsabilidades sobre sus acciones”, comentó.

El colombiano expone todos los ángulos de su padre, tanto como líder, mafioso, hombre de valores y visionario; pero también como la persona que puso en riesgo a su nación por la vía del narcoterrorismo, el secuestro y la violencia.

La conferencia debe servir para que las familias aprendan dónde están las fallas acerca de la educación que deben recibir los hijos desde edad temprana. Se busca no repetir historias lamentables y demostrarle a los jóvenes que siempre es posible escoger un camino productivo, alejado del peligro y la delincuencia.

Marroquín ha escrito tres libros sobre la vida de su padre para otorgar a las víctimas el derecho a la verdad. “Sin el acceso a la verdad no hay reparación del daño”, dijo.

En su conferencia, Marroquín comentó que la vida en el crimen no tiene un final satisfactorio, y por ello tomó la decisión de no convertirse en “Pablo Escobar 2.0”, sino que promueve el perdón como forma para alcanzar la paz.

“Yo no creo que (el crimen) sea un problema exclusivo de un país, el problema es el resultado concreto del prohibicionismo, que genera violencia, que le da recursos a los del crimen para corromper, para amedrenta y para someter a la voluntad de ellos a todas las democracias.

“No se han revisado las reglas del juego desde hace 100 años. Estamos utilizando las políticas del siglo pasado en el siglo XXI, y no podemos ser tan ingenuos de pretender que vamos a tener resultados distintos a las de Pablo Escobar. Esas políticas son la garantía de la reaparición sistemática de personas como mi padre. No importa nacionalidad, ni raza, ni credo, ni nada, son garantes de que esta guerra que vivimos no tengan fin”, precisó. Con Información de El Siglo de Torreón

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Previous Story

Se registra Ricardo Anaya como candidato ante el INE

Next Story

El PRD ya tiene gallo para la gubernatura de Morelos

Latest from Sin categoría