Mientras padres buscaban a sus hijos, Tomás Zerón cobraba mil mdp para esconder la verdad sobre Ayotzinapa

Este sábado se cumplen seis años de la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Rural Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero. Por ello, el presidente Andrés Manuel López Obrador presidió un evento en el que se informó a los familiares sobre los avances de las investigaciones.

El mandatario fue acompañado por diversos funcionarios y especialistas, quienes se dirigieron a los padres de las víctimas de aquella noche para informar sobre los últimos acontecimientos en las pesquisas sobre lo sucedido en Iguala el 26 y 27 de septiembre de 2014, destacando la participación de Alejandro Gertz Manero.

De manera remota, el titular de la Fiscalía General de la República habló sobre la forma en la que la desaparición de los estudiantes normalistas reflejó la corrupción y la ilegalidad que imperaba durante la administración de Enrique Peña Nieto, señalando de manera particular a Tomás Zerón de Lucio.

Este último se desempeñaba como director de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la extinta Procuraduría y, como tal, estuvo a cargo de las investigaciones del ‘caso Ayotzinapa’, convirtiéndose en el principal arquitecto y vocero de la ‘verdad histórica’ promovida por la PGR y la Secretaría de Gobernación del gobierno anterior.

Sin embargo, la declaración más impactante ofrecida por Gertz Manero fue la afirmación de que, en complicidad con otros funcionarios, Zerón sustrajo más de mil millones de pesos del presupuesto de la dependencia.

También señaló la complicidad de las autoridades locales y federales con los grupos delincuenciales, ya que las cámaras y la comunicación por radio del sistema público de vigilancia C4, las cuales pudieron haber registrado la captura, traslado y tortura de los desaparecidos, misteriosamente dejaron de funcionar cuando se registraron estos hechos delictivos.

De igual forma, acusó al gobierno federal de convertirse en encubridor de esta situación, pues al fracasar su estrategia de responsabilizar a las autoridades locales, tuvo que tomar el control del caso, recurriendo a tortura y violaciones a los derechos humanos de agentes policiacos para respaldar su versión de los hechos, lo cual provocó que estos procesos fuesen desechados.

El fiscal especial asignado para este caso, Omar Gómez Trejo, dio a conocer que se realizó la captura de Blanca Alicia ‘N’, agente del Ministerio Público federal, debido a que incurrió en la falsificación de documentos, los cuales avalaron la participación de Tomás Zerón en el río San Juan, en Cocula.

El exdirector de la AIC es acusado de haber manipulado una escena de investigación al plantar restos óseos en dicho paraje. La agente ministerial avaló la presencia del funcionario a pesar de que ella no se encontraba en el lugar de los hechos, sino en la sede de la SEIDO, en la Ciudad de México. Este cargo se suma a los de tortura y desaparición forzada, por lo que ya se encuentra recluida.

Imagen: Alto Nivel

Historia Anterior

Redes exigen justicia tras el hallazgo sin vida de Jessica González en Michoacán

Siguiente

Estalla guerra entre Azerbaiyán y Armenia

Últimas de Nación

error: Content is protected !!